Como toda buena historia, esta inicia también por los cielos. Viajamos rumbo a San Andrés desde el Aeropuerto Internacional José María Córdoba (Rionegro – Antioquia). Anhelábamos enormemente este viaje, lo planeamos durante varios meses atrás y entre miles de lecturas y búsquedas, fuimos encaminandoc, así nuestro plan consistía en  visitar las tres espectaculares islas que componen el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, estos hermosos paraísos naturales situados en el Caribe. Lee también: Gastronomía en Providencia, la magía del caribe en sus platos

   

Nuestra primera parada fue en San Andrés, allí pasamos tres noches en Karibik Haus, un hostel cercano al centro, que cuesta 55.000 COP por persona en habitación compartida. Los hosteles siempre son lugares encantadores para compartir con otros viajeros, hacer amigos y disfrutar con personas que parece que conocieras desde hace mucho, debido a la calidez que siempre puedes encontrar en estos lugares; así que con nuestros nuevos amigos, salimos en plan de fiesta acorde a los ánimos de celebrar nuestra llegada a la isla, siempre tan alegre, que acoge gran cantidad de visitantes de todo el mundo. La vida nocturna en San Andrés es bastante divertida, allí se encuentran excelentes opciones para disfrutar de la noche al ritmo de la música y el baile, tan autóctono y característico de los locales.

En nuestro segundo día en San Andrés realizamos un agradable paseo por el sendero peatonal Spratt Way, que es la calle principal de la isla, ubicada en el centro; caminamos, disfrutamos de la zona comercial, nos tomamos un café  y aprovechando la gran oferta turística decidimos comprar un paquete para visitar el Acuario y Johnny Cay, que nos costó 25.000 COP por persona, este tour es bastante agradable, estos dos lugares son hermosos y son parada obligatoria para todo el que pisa tierra sanandresana.

En nuestro tercer día en San Andrés decidimos rentar unas bicicletas y recorrer la isla, la renta de bicicletas cuesta 15.000 COP por día. También está la opción de rentar motos, mulitas o carritos del golf, todas son excelentes maneras para recorrer la isla, detenernos, disfrutar y pasar tiempo en los lugares que deseemos, como el hoyo soplador, la piscinita y los diferentes lugares costeros que hay al lado de la vía circunvalar.

Esa noche nos acostamos temprano para poder descansar y emprender al día siguiente nuestra gran aventura rumbo a Providencia. Es muy recomendable dormir bien, hidratarse y desayunar ligero antes del viaje a Providencia en catamarán. La manera de llegar a Providencia es únicamente desde San Andrés y es por medio de catamarán o de avioneta, nosotros decidimos ir en catamarán, los cuales salen los lunes, miércoles, jueves, viernes y domingos en un único horario por ruta. Desde San Andrés a Providencia a las 8:00 a.m. desde el muelle los Toninos, y desde Providencia a San Andrés sale a las 2:30 p.m. El costo del catamarán es de 300.000 COP ida y regreso ó 280.000 COP comprándolo por internet. Es súper recomendable llegar temprano para abordar el catamarán, debido a que sólo sale uno en el día y aveces hay más personas que sillas, así que si quieres viajar cómodo procura llegar temprano y tomar un asiento. También es demasiado recomendable tomar una pastilla para el mareo antes de abordar el catamarán, sobre todo en el trayecto de ida, debido a que se siente bastante el movimiento. Providencia esta ubicado a 90 km de San Andrés y el tiempo aproximado para llegar es, en catamarán 3 horas con 30 minutos y en avioneta 20 minutos.

Viajar en catamarán es realmente increíble, es un barquito hermoso que cuando entras tienes la completa sensación de placer y confort. Es como estar sentado en una sillita de un  hermoso bus, pero al mirar a la ventana sólo observas la gran inmensidad del mar y durante horas esta hermosa vista es la que te deleita y te acompaña, sientes sus olas mientras te llenas de ese hermosos azul clarito que penetra en tu alma.

  

 

En el instante en que arribas a Providencia te das cuenta rápidamente que es un lugar incomparable, aquí el turismo es muy controlado, no se permite turismo masivo debido a que es una zona protegida por su biodiversidad, no hay grandes construcciones ni grandes edificios, es un lugar perfecto para viajeros, para conectarse con la naturaleza, para sentir y dejarse llevar por el sonido del mar.

Llegamos a nuestro hotel en Providencia, Hotel el Pirata Morgan, muy bonito, bien ubicado, con piscina, habitaciones con vista al mar y bastante confortable, que cuesta 250.000 COP por noche. Providencia posee dos centros, el centro tradicional de la isla, que está ubicado en el norte, donde arriaban los catamaranes, barcos y ferris, donde están los cajeros automáticos y la mayoría de supermercados, tiendas; y el centro hotelero que esta ubicado en la parte oeste de la isla, en el sector que se conoce como Aguadulce. Nuestra estancia en providencia fue de 4 noches. Para recorrer esta hermosa isla decidimos alquilar una moto, hay muchos lugares para alquilarlas, cuando llegas a la isla muchos locales te las ofrecen y el precio de éstas depende de tus capacidades en el fino arte del recateo. Durante nuestra estancia en Providencia recorrimos los siguientes lugares:

  • Bahía de Aguadulce o Fresh Water Bay

Esta ubicada en la zona hotelera y nuestro hotel estaba justo al lado de esta playa, por lo cual pasamos muchas tardes en este hermoso lugar, tomando coco-loco y disfrutando el mar. Es una playa muy concurrida y cercana a diversos lugares para disfrutar una rica comida local o alguna deliciosa bebida bajo el sol.

  • Bahía del Suroeste o South West Bay

Es sin lugar a dudas la playa más encantadora de providencia, donde puedes tomar una cerveza, un cocoloco o cualquier rica bebida al son del reggae mientras observas la caída del atardecer.

  • Bahía Manzanillo

Ubicada al sur, es la playa mas hermosa de la isla, para nuestra llegada, en esta playa habían muchísimos cangrejitos pequeñitos, escondiéndose y construyendo sus huecos en la arena y asomándose de vez en cuando para vigilar la presencia de los humanos forasteros en sus tierras. En meses anteriores a nuestra visita ocurrió la migración de cangrejos,  que es cuando bajan masivamente de las montañas al mar, esta maravilla natural ocurre cada año desde abril hasta julio.

  • El Pico o The Peak

Es el punto más alto en la isla, con 350 msnm. El servicio de guía para subir al pico cuesta 50.000 COP por persona, pero realmente no es necesario, para subir a este punto hay un sendero muy bien demarcado, por lo tanto, nosotros decidimos caminar solos. Es una excelente caminata que toma aproximadamente una hora para el ascenso y media hora en el descenso. Es recomendable usar bloqueador solar, calzado adecuado e hidratación. El Pico es el lugar donde salen varios manantiales de la isla, es un lugar revitalizante, lleno de vida y de energía espiritual, perfecto para disfrutar el sonido de la naturaleza, el agua fluyendo, de la gran biodiversidad y de la mejor vista de las encantadoras tonalidades del mar caribe perfectamente adornados por el cielo y las montañas.

    

  • Parque Nacional Natural Old Providence McBean Lagoon

Se creó esta reserva para proteger la isla de los megaproyectos que podrían afectar la inigualable biodiversidad; esta ubicada al noreste y consta de un arrecife coralino, una zona de manglar, la laguna de McBean, el cayo de los tres hermanos y cayo cangrejo

  • Cayo Cangrejo o Crab Cay

Hay dos maneras de llegar a Cayo Cangrejo, en lancha 80.000 COP y en kayac 60.000 COP, que se toman desde el noreste de la isla. El alquiler del equipo de snorkel cuesta 10.000 COP, puedes llevar tu equipo de snorkel o simplemente llevar unas gafas para nadar. Hacer snorkel en esta isla y darle la vuelta nadando es maravilloso, hay una gran biodiversidad como peces de múltiples colores, arrecifes coralinos y tortugas marinas. Nadar al lado de las tortugas marinas, admirar su belleza y observarlas en su entorno natural son momentos que se quedaran por siempre en mi mente y en mi corazón y son instantes que permanecerán en mi colección de recuerdos invaluables.

En Cayo Cangrejo también puedes caminar al punto mas alto de la islita, tardas muy pocos minutos en subir y llegas a una gran piedra que se llama la piedra de la meditación, en este lugar tienes una vista increíble del mar de los siete colores.

  • Isla de Santa Catalina

Providencia y Santa Catalina están unidos por un hermoso y colorido puente flotante, conocido como el puente de los enamorados,  pasar a través de este puente y llegar a la hermosa isla de Santa Catalina es realmente fascinante, es una isla muy colorida y divertida, perfecta para dar una paseo por sus bahías y lindas callecitas y disfrutar hablando con los locales, sobre con todo los niños que son bastante amigables y siempre tiene miles de cosas para enseñarte.

Santa Catalina es una isla muy pequeña e inhóspita, es un lugar que te hace viajar al pasado, donde en medio de la gran vegetación se observan cañones que te sumergen en su historia de piratas, colonización británica y desarrollo de una valiosa cultura raizal. También puedes visitar el punto más turístico de la isla, que es la cabeza de Morgan, una estructura natural que según los locales, corresponde a la cabeza de este personaje tallada por el mar y el viento. Es encantador escuchar todas estas hermosas historias sobre este personaje cargado misticismo, que responde a la manera en que los habitantes de este lugar han construido lo que para ellos significa pertenecer a este mágico territorio.

         

Providencia y Santa Catalina son dos lugares hermosos, realmente inspiradores, las personas que viven allí siempre tienen una sonrisa amigable para recibir a los visitantes. La biodiversidad es fascinante, son lugares perfectos para disfrutar y observar la naturaleza es su máximo esplendor, observar los animales en su entorno natural y deleitarse con la cultura de los que habitan en este paraíso natural.

El 23 de agosto partimos de la isla, miles de sentimientos encontrados pasaron por mi mente, por un lado una gran tristeza por partir de estas hermosas islas de las cuales estoy profundamente enamorada y por otro, la alegría y la satisfacción de haber vivido esta gran aventura que me dejó un sin fin de recuerdos invaluables.

Cada viaje y cada lugar recorrido nos transforma, nos cambia como personas, porque descubrimos otros lugares, otras vidas, otros entornos y otras formas de interpretar el mundo y su realidad,  ahora regresar a casa es regresar renovada y cambiada, llena de vida y de esa energía que el sólo caribe y la valiosa cultura raizal te pueden brindar.

 

Lee también: Disfruta más y paga menos en el caribe colombiano.

¡Comparte con tus amigos, tus familiares o con quien desees. Siéntete libre para regalar esta linda historia escrita con el alma!

¡Hasta pronto!

One thought to “Relato de viaje: San Andrés, Providencia y Santa Catalina”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.