The Royal Observatory o en español, El observatorio Real, es un lugar realmente espectacular, un lugar de esos para adentrarse y perderse por completo, para desconectarse totalmente del mundo, para viajar en el tiempo, abrir la mente y aprender… Acompáñame en esta gran aventura para dilucidar todo este entramado de tiempo, horas, meridianos… y cómo aquí, en este lugar, se dilucidó la teoría que cambió por completo la historia de la humanidad y nos llevó a medir el tiempo, las horas, los días y los segundos…. sumérgete conmigo en este viaje para entender cómo fue que el ser humano logró crear un sistema para medir y controlar el tiempo.

Un poco de historia

Hasta el siglo XIX, la “hora estándar” de la mayoría de las personas provenía de grandes diales públicos que funcionaban con un reloj de “torre”. Estos relojes todavía se utilizan hoy en día para mostrar la hora, los vemos en las plazas, las iglesias, los parques, las ciudades y los pueblos alrededor del mundo. Sin lugar a dudas, uno de los más famosos es el de Gran Bretaña, ubicado en Westminster (Londres), con su famosa campana que anuncia la hora, llamada “Big Ben”.

El palacio de Westminster, sede del parlamento inglés y el famoso icono de la ciudad conocido como ‘Big Ben’. Photo by: @dominikagregus

El trabajo en el campo había sido siempre regulado por la naturaleza, pero desde inicios de la edad media, las campanas de la iglesia empezaron a establecer los descansos. Sonaban para indicar la hora de la oración grupal, al mediodía y cuando empezaba la noche.

Antes de 1833, la única forma de conocer el tiempo Greenwich, era llevando un reloj de bolsillo del Observatorio Real. Desde 1836 hasta la década de 1930, la familia Belville operaba un servicio semanal que llevaba la hora de Greenwich a clientes que pagaban por este servicio en Londres, utilizando un cronómetro de bolsillo John Arnold (el de la foto de abajo). ¡Emprendedores en todas partes!… se vende tiempo, a la orden, compre su tiempo…

La Señora Belville, “La chica del Tiempo Greewnich”, hacia 1890.

En los siglos XVIII y XIX (por allá en 1700 y 1800), la industrialización cambió la forma en que las personas trabajaban, viajaban y se comunicaban. Los trenes rápidos y el telégrafo eléctrico hicieron que ya no fuera práctico para cada ciudad y pueblo mantener su propia hora local. Se necesitaba una sola hora precisa en todo el país. Este tiempo tuvo que medirse y distribuirse desde una sola fuente. El tiempo, o los estudios y observaciones realizadas en el Observatorio Real, denominado Greenwich Mean Time, se convirtió en el estándar nacional. La nueva red telegráfica permitió que GMT se transmitiera instantáneamente en todo el mundo.

Relojes desarrollados en el Observatorio Real de Greewnich

Para la época de 1880, el comercio mundial, los viajes y la comunicación exigían un sistema mundial de cronometraje. Una conferencia internacional en 1884 estableció el principio de 24 “zonas horarias”, basadas en el meridiano de Greenwich. Ahora había un método acordado para comparar y compartir el tiempo, medido por una nueva generación de relojes de péndulo magníficamente precisos. Pero pasaron varias décadas antes de que el nuevo sistema fuera aceptado por todos los países del mundo.

La radio permitió enviar sonidos para medir el tiempo, que podían transmitirse a nivel mundial. En 1924, la BBC (British Broadcasting Corporation, en español, La Corporación Británica de Radiodifusión) introdujo su ahora famosa secuencia de “seis pips” como un servicio de tiempo público (sonidos a intervalos de 1 segundo, que marcaban el incio de las horas).

Los pips han sido utilizados por la BBC para marcar el inicio preciso de cada hora.

   

Anteriormente la medición del tiempo se basaba en el movimiento de las estrellas y los planetas. Hoy, colocamos cristales y átomos en el corazón de nuestros cronometradores de precisión. Cuando una corriente eléctrica pasa a través de un cristal de cuarzo, vibra a una frecuencia muy precisa y crea un pulso regular que corresponde al mecanismo de un reloj.

En la década de 1940, los relojes de cuarzo habían reemplazado a los de péndulo en los observatorios del mundo.

Los relojes atómicos funcionan analizando los fotones absorbidos y emitidos por los átomos de cesio. La próxima generación de relojes atómicos con trampa de iones tendrá una precisión de un segundo en miles de millones de años.


El tiempo actual en el mundo se denomina “Tiempo Universal Coordinado” (UTC), que corresponde a 260 relojes atómicos en 49 ubicaciones en todo el mundo, que envían sus datos de tiempo a la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (BIPM) en París, Francia. Todos usamos este tiempo ultra preciso en nuestra vida cotidiana, con computadoras, Internet, transmisión satelital y teléfonos móviles. También es vital para el sistema de navegación por satélite, como el Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

 

Ya sabemos entonces que este meridiano fue aceptado mundialmente desde 1884, ahora veamos, qué es exactamente y qué fue lo que los estudios realizados en este lugar lograron concluir…

 

Hemisferios Oeste-Este y el Meridiano de Greenwich

La línea en Greenwich representa el histórico primer meridiano del mundo: longitud 0º. Cada lugar en la Tierra se midió en términos de su distancia al este o al oeste de esta línea. Esta línea divide los hemisferios oriental y occidental de la Tierra, al igual que el ecuador divide los hemisferios norte y sur.

Linea de Greewnich. Los numero son las longitudes de algunas ciudades del mundo.

La latitud mide cuán lejos está un punto norte o sur de la línea del ecuador. La longitud mide qué tan al este o al oeste está un punto respecto a un meridiano específico (el Meridiano de Greenwich) que es una línea que va del Polo Norte al Polo Sur.

Greewnich

La latitud de Greenwich es 51.5° norte, su longitud es de 0°.

La latitud de Bogotá es 4.7° N, y su longitud es 74° Oeste (En la foto de arriba se puede ver la longitud de Bogotá y la de otras ciudades del mundo también).

Los marineros han tenido herramientas para resolver la latitud desde la década de 1400. La latitud se puede encontrar desde la posición del Sol sobre el horizonte. Al mediodía, el Sol está en su punto más alto en el cielo. Midiendo la altura del sol sobre el horizonte al mediodía, o la altura de una estrella por la noche, los marineros podían averiguar qué tan lejos estaban al norte o al sur. Pero no sabían su longitud, qué tan lejos habían viajado al este o al oeste. Años después se logró dilucidar la teoría de cómo encontrar la longitud, y fue la siguiente:

La Tierra gira 360 grados de longitud cada 24 horas. Entonces, cada hora gira 15 grados. Si estás a 15 grados al oeste de Greenwich, el mediodía ocurre una hora más tarde. Si estás a 30 grados al oeste de Greenwich, el mediodía ocurre dos horas después. Si sabes la hora en la que te encuentras y la hora en Greenwich, puedes calcular cuántos grados tienes al este o al oeste. Esta es tu longitud.

Espero haya logrado llevarles un pedacito de este lugar hasta donde quiera que me estén leyendo en el mundo; quería compartirles un poco de lo que aprendí. Me encantan todas estas historias de los viajeros de antes, eran demasiado valientes, se imaginan uno aventurarse a viajar en esas condiciones… no sabes a qué lugar vas a llegar, no sabes ni siquiera si lograrás superar y salir con vida después adentrarte en el mar… ahora claro, tenemos GPS y relojes a nuestra completa disposición. Para terminar les quiero compartir una frase que leí en este museo y quedó rondando en mi mente…

“Don’t be a tourist. Be an explorer”

“No seas un turista. Sé un explorador”
La bola roja de arriba se llama, “red time ball”, cada día, a la 1:00p.m. la bola cae, quedando en la posición que se observa en la foto. Se utilizó desde 1833 hasta 1919 y permitía que los marineros desde el río Támesis ajustaran sus cronómetros antes de emprender un nuevo viaje
Un Reloj de 24 horas a la entrada del Observatorio.
Un reloj solar, se llama “The Dolphin Sundial”, como pueden ver no hay sol, entonces no pude ver la hora. Tiene números escritos en la placa de metal y la sombra de las colas de los delfines marca las horas. Si quieren ver como funciona miren este videito: The Dolphin Sundial
Tubo telescópico: este tipo de telescopio se usó en el Observatorio hasta 1765. El ángulo de visión se ajustaba moviendo el tubo hacia arriba o hacia abajo por los peldaños de una escalera fijada contra la ventana. En 1765 solo se conocían cinco planetas, además de la Tierra. Urano, Neptuno y Plutón aún no habían sido descubiertos.
Vista desde la ventana del observatorio

¡Hasta la próxima!

REFERENCIAS: Basado en mi visita al Oservatorio Real de Greewnich, pagina web: https://www.rmg.co.uk/royal-observatory

Lee también: Viajar es descubrir y cuidar nuestro mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.